¿Qué es el testamento ológrafo y qué requiere?

El testamento ológrafo es un recurso excepcional para que una persona dicte sus últimas voluntades. Indicamos las principales características  y condiciones que se tienen que dar para que sea válido.

Las principales características del testamento ológrafo

El testamento ológrafo es aquel que una persona ha redactado de su puño y letra. Hoy no es una opción habitual, pero la legislación lo valida si se cumplen determinadas condiciones.  El Código Civil regula esta posibilidad en su artículo 688. Lo que recomendamos como abogados es que solo se recurra a esta posibilidad si es estrictamente necesario.

El testamento, además de ser redactado de puño y letra, ha de estar firmado y se tiene que hacer constar el día, mes, año y lugar. Como principio general, tampoco debería tener palabras tachadas, que se tendrán que salvar debajo de la firma. Si falta alguno de estos datos, se considerará no válido el testamento. Es conveniente que sepamos que las interpretaciones de los juzgados y notarios son restrictivas.

Hay otro supuesto que validaría este testamento, que es contar con un mínimo de tres testigos. Como principio general, la legislación exige que se cuente con personas que validen el documento. Por otra parte, es importante recordar que se pueden hacer pruebas de peritaje caligráfico para comprobar que el texto lo redactó el fallecido. Este tipo de documento es complicado y, en ocasiones, se piden garantías adicionales.

Este tipo de testamento tiene que ser protocolizado ante notario. Esto permitirá validar el documento y que se pueda utilizar ante la Administración.. Eso sí, hay una serie de plazos de aceptación y de entrega que se tienen que cumplir.

Plazo de aceptación

El testamento ológrafo se tiene que presentar los diez días posteriores a que se tenga conocimiento de su existencia. Este documento lo puede presentar el albacea, legatario o heredero forzoso. Si el plazo caduca, no se podrá realizar ningún tipo de reclamación posterior.

De todas formas, sí es posible que haya una diferencia entre el conocimiento del testamento y su protocolización. Lo cierto es que no habrá en ningún caso protocolizaciones de testamento posteriores a los 5 años desde la muerte. Por lo tanto, no se podrá entregar un testamento pasado este tiempo.

Conclusión

El testamento ológrafo es una opción en retroceso porque es muy fácil impugnarlo y que no sea válido. En cualquier caso, sí hay situaciones en las que se utiliza y es bueno saber qué consecuencias legales tiene. Lo mejor es redactar testamento ante notario y que este sea abierto, pero este recurso puede valer para algunos casos.

El despacho de abogados Le Morne Brabant está especializado en todo lo relacionado con el derecho de familia. Realizamos una labor de asesoramiento y representación legal en todos los ámbitos. Las personas que deseen otorgar testamento o que tienen que heredar han de saber cómo funciona la legislación.  Disponemos de despachos que ofrecen atención personalizada en Comunidad Valenciana, Región de Murcia y Comunidad de Madrid.

Si necesita un profesional que le ayude a defender sus derechos, no dude en contactarnos. Contamos con una amplia experiencia en este ámbito.

 

AÑADE TU COMENTARIO