La resolución del contrato por incumplimiento del empresario

Los contratos de trabajo pueden rescindirse por incumplimiento del empresario o del trabajador. Vamos a poner el foco en el primer supuesto, desconocido para muchos.

Supuestos de resolución de contrato por incumplimiento del empresario

Como principio general, la resolución del contrato por incumplimiento de las condiciones está reconocida. Ahora bien, para ello tienen que concurrir determinados supuestos. La regulación de este supuesto está establecida en el artículo 50 del Estatuto de los Trabajadores.

En primer lugar, cuando se produce una modificación sustancial de las condiciones de trabajo sin respetar los procedimientos previstos por la ley para llevar a cabo las modificaciones. Para ello, ha de haber un menoscabo de la dignidad de los trabajadores. Aunque el elemento es subjetivo, entre estas modificaciones podemos englobar los cambios de centro de trabajo, cambios de funciones, cambios de jornada, etc.

El segundo aspecto a tener en cuenta es cuando el empresario no paga los salarios. Este es el principal aspecto a destacar y, a la larga, es el caso más fácil de demostrar. Eso sí, el incumplimiento ha de darse de forma y manera reiterada, en concreto la jurisprudencia establece el impago durante tres meses consecutivos. Igualmente el retraso continuado en el pago de los salarios da derecho a la resolución del contrato, en este punto la jurisprudencia no es unánime a la hora de determinar los meses de retraso que deben acumularse aunque podríamos de hablar en este caso de 6 meses aunque en este supuesto hay que valorar la entidad de los retrasos a efectos de resolver el contrato. La mayoría de los juzgados no ponen ningún problema si se dan estas situaciones.

Por último hay que atender a otros incumplimientos graves del empresario. En este apartado se encuadra el mobbing o las situaciones de acosa laboral así como el incumplimiento de resoluciones judiciales que obligan al empresario a respetar determinados aspectos de la relación laboral.

El trabajador que haya decidido resolver el contrato por incumplimiento del empresario ha de iniciar la vía de la conciliación previa a la vía jurisdiccional y posteriormente acudir a la vía judicial caso de que no se haya llegado a un acuerdo con la empresa durante la conciliación.

¿Qué puede suceder si iniciamos las acciones necesarias para resolver el contrato de trabajo por incumplimiento del empresario?

En el caso de solicitar vía judicial la resolución del contrato por incumplimiento del empresario, pueden darse los siguientes casos:

  1. Que se llegue a un acuerdo con el empresario durante el acto de conciliación. Si esto sucede, el trabajador percibirá la indemnización legal de 33 días por año de servicio o la que se pacte en su caso con el empresario, el contrato quedaría resuelto y trabajador tendría derecho a recibir la prestación por desempleo que le corresponda.
  2. Que no se llegue a un acuerdo con el empresario. En este caso, habría que interponer una demanda ante los juzgados de lo Social y celebrar un juicio donde el juez podría estimar la resolución del contrato con la indemnización que corresponda.

¿Si se solicita la resolución del contrato, debe el trabajador seguir acudiendo a su puesto de trabajo?

En principio el trabajador tiene que seguir acudiendo a su puesto de trabajo y cumplir con las instrucciones del empleador. No obstante, en los casos más graves (falta de abono de salarios) puede solicitarse al juez una medida cautelar que le exima de acudir a su puesto de trabajo hasta que se dicte sentencia.

Como se puede ver, son varios los casos posibles. Por esta razón, contar con el asesoramiento de un equipo de especialistas del derecho resulta útil a la par que interesante. Esto es lo que le podemos proporcionar desde Le Morne Brabant.

Conclusión

En Le Morne Brabant contamos con un equipo de especialistas en derecho laboral para defender mejor sus intereses. De esta manera, resultará mucho más sencillo conseguir un objetivo con garantías. La experiencia nos dice que la resolución contractual es conflictiva en los cuadros de empresa que aportan alto valor añadido. Cuando esto sucede, conviene buscar un asesoramiento profesional.

Si tiene interés en defender sus derechos ante los tribunales, estamos a su disposición. No dude en contactarnos para consultarnos porque, a la larga, notará la diferencia. Contamos con despachos en Madrid, Región de Murcia y Comunidad Valenciana.

AÑADE TU COMENTARIO