Abogados laboralistas LMB: Jose Carlos Avendaño Latour

Jose Carlos Avendaño. El valor de un buen equipo

Jose Carlos Avendaño. El valor de un buen equipo

«¿Merece la pena recurrir mi despido o acepto los 20 días por año que me ofrece la empresa?”

“En Le Morne Brabant hemos observado como el número de personas que acuden a consulta para informarse sobre la posibilidad de recurrir su despido ha aumentado espectacularmente estos últimos meses, pero son pocos los que se atreven a acudir a los tribunales para impugnarlo, aunque las causas de su cese sean, a todas luces, injustas. Esto se debe a la reciente reforma laboral de febrero de 2012, que ha inoculado entre los asalariados una sensación de indefensión jurídica totalmente falsa. Es muy necesario que se sepa que todavía existen numerosas posibilidades de ganar una demanda judicial contra un despido.

Responde José Carlos Avendaño, miembro del equipo de abogados laboralistas de Le Morne Brabant

Por mi experiencia, casi la mitad de las empresas que se plantean echar a un trabajador con 20 días por año (el nuevo mínimo legal) incurren en numerosos fraudes que permitirían impugnar el despido. A veces ocultan sus ganancias por medio de empresas paralelas y tramas contables, otras realizan facturas cruzadas entre sociedades del mismo grupo o con terceros de forma fraudulenta. Hay múltiples trucos que se usan para que el despido parezca objetivo, cuando en realidad lo que se está haciendo es intentar echar a los asalariados pagándoles lo menos posible, sobre todo si se trata de trabajadores antiguos o veteranos, los más caros de despedir.

Además, los trabajadores no deben olvidar que las nuevas tasas judiciales, que gravan el acceso a la Justicia, son gratuitas para la primera instancia de laboral, por lo que si usted impugna el despido no tendrá que pagar nada a la Administración, lo que sí pasaría si pleiteara por un divorcio o una herencia. Esa es otra ventaja que usted, como trabajador, atesora frente al empresario, aún más si se trata de una pyme.

Así, nuestro consejo es que si se encuentra con que la compañía para la que trabaja le ofrece 20 días por despedirle, no acepte. Siga presionando y acuda a los tribunales. Los 20 días son siempre la oferta mínima que plantea la empresa para empezar a negociar. Si es su caso, puede pedir una primera cita gratuita en nuestro despacho donde le asesoraremos gratuitamente y de forma personalizada”.

“Hace una semana que me despidieron de mi empresa y recientemente me salió una oportunidad para seguir desarrollando mi carrera profesional, pero como autónomo «¿Cuáles son los pasos a seguir y que consejos me da?”

“No resulta fácil hacerse autónomo. Los trámites y papeleos a realizar son muy engorrosos y es preciso conocer la normativa y la fiscalidad del proceso a fondo para entender cuáles son los pasos más adecuados a seguir, que dependerán muchísimo del contexto. Le haré un pequeño esbozo, pero de todos modos le recomiendo que pida una cita en nuestro despacho (la primera consulta es siempre gratuita) para que podamos aconsejarle mejor atendiendo a su situación personal.

Lo primero es darse de alta en el Impuesto de Actividades Económicas y realizar varios trámites en la Agencia Tributaria, donde se deberán completar diversos impresos. Usted deberá rellenar estos documentos en función de su categoría profesional. Esto le obligará a pagar una serie de impuestos a Hacienda cada cuatro meses que se calcularán atendiendo a sus beneficios o una serie de módulos fijos establecidos por la Administración. Todo dependerá del tipo de actividad profesional que desarrolle.

Contabilidad e IVA

Después tendrá que afiliarse al régimen especial de autónomos de la Seguridad Social, donde deberá definir las bases de cotización así como las coberturas que desea recibir: contingencias por accidentes de trabajo, enfermedades profesionales, desempleo, jubilación… La cotización dependerá también de su disponibilidad económica. De hecho, suele haber problemas para las personas que quieren darse de alta como autónomo pero que sus ingresos medios mensuales son menores a la base mínima de cotización: 850 euros. Si no es su caso, usted podrá desarrollar su trabajo como autónomo sin problemas una vez cumpla con estos trámites. Solo deberá tener en cuenta un último aspecto: la contabilidad. Tendrá que descontar en todas sus facturas el pago del IVA y del IRPF (aunque si el 80% de sus ingresos provienen de un único cliente, puede ser esta empresa la encargada de retenerle este último impuesto).

Lo que me ha llamado la atención de su consulta es su mención a que acaba de ser despedido. En este supuesto tal vez le interese capitalizar el paro. Es decir, cobrar todo el subsidio del desempleo en un único pago con el objetivo de financiar su proyecto empresarial como autónomo.

AÑADE TU COMENTARIO