¿Cuál es la diferencia entre testamento abierto y cerrado?

Le Morne Brabant, como despacho de abogados especialistas en herencias y otros temas relativos al Derecho, quiere aclararle las diferencias entre el testamento abierto y el cerrado. Esta es una de las dudas más frecuentes que asaltan a quienes quiere realizar su contrato con su última voluntad para el día que no estén en este mundo así como para los familiares y herederos interesados en conocer sus derechos respecto a ella. Por ello, queremos aclararle todo lo posible de dicha diferencia. Le animamos a consultar otros artículos relacionados y, al mismo tiempo, disponer de nuestro equipo de abogados en el caso de que requiera defensa o asesoramiento para cualquier proceso legal.

Características del testamento abierto

Hay que definir en primer lugar el testamento abierto. Este es el testamento que se realiza mediante el acto de comunicar a un notario y varios testigos nuestras voluntades para después de nuestro fallecimiento. A pesar de que dicha manifestación se hace de forma oral, es también necesario que quede formalizada por escrito. El testamento abierto puede ser de dos tipos.

El primero de ellos es el testamento abierto principal. Se da ante notario y requiere la presencia de testigos.

El segundo es el testamento abierto subsidiario, que solo requiere de cinco testigos y no requiere de la presencia de un notario. De cualquier manera, el contenido del testamento debe ser publicado frente a un Juez que confirmará todas las partes mediante firma.

Testamento cerrado

El testamento cerrado se hace de forma privada, sin testigos de por medio y sin que se dé publicidad a su contenido. Este es conocido solo después del fallecimiento de quien lo realiza, tras cumplir con todos los trámites dispuestos para su conocimiento. 

Diferencias entre el testamento abierto y el testamento cerrado

A continuación sintetizaremos las principales diferencias entre el testamento abierto y el testamento cerrado:

1.- Se diferencian en primer lugar, como hemos dicho, en que el testamento abierto se da a conocer a viva voz y mediante testigos siempre y en algunos casos frente a notario. Sin embargo, en el caso del testamento cerrado las disposiciones del testamento no se dan a conocer a ninguna parte.

2.- También existe diferencia en cuanto al número de testigos. Mientras que en el caso del testamento abierto son necesarios tres testigos, en el caso del testamento cerrado son necesarios cinco.

3.- En el caso del testamento cerrado y por su propia naturaleza, es posible que el notario no conozca su contenido. Normalmente se redacta en un pliego que se entrega cerrado a dicho profesional. Él mismo no tiene porqué conocer el contenido del testamento aunque sí deben existir testigos como hemos dicho previamente. Eso quiere decir que no tenemos porqué recurrir a nuestro notario para redactar las cláusulas sino que podemos hacerlo por nosotros mismos. Esta modalidad es donde suelen presentarse los llamados testamentos ológrafos que generalmente suelen ser escritos a mano.

Sin embargo, en el caso del testamento abierto, el notario sí conoce el contenido. Eso hace que sea el propio notario el que redacta las condiciones bajo la petición y voluntad del cliente. Este puede ser un gran beneficio en la medida en que permite añadir cláusulas al contrato o simplemente asegurarnos de que nuestro testamento queda correctamente redactado para que no pueda ser impugnado. 

Esperamos que este artículo sobre las diferencias entre testamento abierto y testamento cerrado le haya servido de ayuda. Nuestro equipo de abogados especialistas en herencias queda a su disposición para cualquier consulta, trámite o defensa que necesite.

AÑADE TU COMENTARIO