¿Cómo cerrar una empresa con un ERTE vigente?

Le Morne Brabant y su equipo de abogados especialistas en Derecho Laboral quieren hablarle de uno de los aspectos más controvertidos en torno al tema de cerrar una empresa con un ERTE vigente. En concreto, le explicaremos si es esto posible y cómo debería ser el procedimiento. Sin embargo, antes de proceder le recordamos que nuestros especialistas están siempre a su disposición para poder resolver cualquier duda que tenga en este  y otros asuntos relacionados.

Echar el cierre definitivo

Primero de todo hay que decir que, para muchas empresas y para sectores completos, las medidas que se han propuesto desde el Gobierno no resultarán suficientes para poder salvar la situación provocada por la actual pandemia mundial. En efecto, no es cuestión ya de que se prohibiera el despido, de que se implementaran ERTE y se concedieran ciertas exenciones con respecto al pago a la Seguridad Social.

Más allá de eso, la cuestión trata acerca de unas dificultades insalvables que muchas empresas directamente no podrán superar. Así pues, son muchas las que en la actualidad han optado por comenzar a organizar su cierre. Este punto está relacionado específicamente con algunos sectores que verán demasiado demorada la recuperación de su normalidad y que no solo dan una temporada por perdida, sino su negocio en general.

Ahora bien: como consecuencia de que esta es una situación nueva para todos y que va desarrollándose con el devenir de los días, aparecen y se suscitan muchas dudas en torno a aspectos concretos. Uno de ello es, por ejemplo, si es posible cerrar una empresa con un ERTE vigente. La respuesta es sí: sin embargo, hay que cumplir determinado procedimiento.

Cómo cerrar una empresa con un ERTE vigente

Tal y como hemos dicho, la situación inicial es la de una empresa que se encuentra en una situación de ERTE respecto a sus empleados. En su día lo solicitó, en gran parte bajo la prescripción por la que quedaba prohibido el despido. Ahora bien: una vez ha pasado este tiempo, las circunstancias han cambiado y lo más razonable consiste en cerrar directamente la empresa.

Para ello, se debe solicitar una declaración de Concurso de Acreedores. Esta es una declaración por la que la empresa se declarará insolvente e incapaz de abonar las indemnizaciones o el salario de sus trabajadores. Cuando esta se da sí es posible cerrar una empresa.

En este sentido es fundamental hacer dicha solicitud para proceder a cerrar una empresa. En el caso de que no se hiciera el Juez decretará que la sociedad responderá de forma solidaria de sus deudas para/con los trabajadores. Con ello, deberá responder con sus propios bienes y derechos, y no solo con el propio patrimonio de la sociedad.

Lo mismo vale para los casos en los que se declare un proceso de Concurso de Acreedores fraudulento. Este caso se da cuando una empresa en realidad sí tiene solvencia, pero no quiere afrontar el pago de salarios o indemnizaciones. En dicho procedimiento, el Juez declarará concurso culpable: también en ese caso los administradores de la sociedad responderán de forma solidaria por sus deudas. Igualmente, hay que decir que debe tener en cuenta que puede prorrogarse el ERTE en algunos casos.

Por lo demás, le recordamos que en Le Morne Brabant podemos resolver sus dudas con una primera consulta gratuita. Puede hacerlo a través de videollamada. A pesar de ello, le recordamos que contamos con despacho de abogados en Madrid, Murcia, Alicante y Valencia.